Melón, la fruta dulce que nos hidrata y sus propiedades

El melón es una de las frutas de temporada durante la primavera y aún más en verano. Es una fruta dulce que además de estar deliciosa, nos ayuda a combatir el calor, ya que nos refresca, hidrata además de aportarnos numerosas propiedades nutricionales beneficiosas para nuestra salud.

Melón

¿Qué es el melón?

El melón (Cucumis melo) es una planta herbácea que crece a ras del suelo. Esta planta incluye más de 800 especies distintas. Esta planta se cultiva por su fruto, un fruto pepónide con cáscara dura y de temporada veraniega principalmente, con mucho contenido de agua, refrescante, de sabor dulce y que nos ayuda a hidratar nuestro organismo en épocas de más calor.

El melón (Cucumis melo) es uno de los frutos más grandes, junto con la sandía, con un peso que oscila entre los 500 g y los 5 kg aproximadamente. Como existen cientos de variedades de melón, existen diferencias en la corteza varía en textura y color (verde, amarilla, anaranjada o incluso blanca), al igual que la pulpa (de blanco amarillento a naranja, pasando por verde) pero todas las variedades coinciden en que están buenísimas.

Las variedades más conocidas y consumidas en España son el cantalupo, el charentais, el amarillo, el español, el galia, el serpiente, el honey dew y el branco, según el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación.

En España, podemos encontrar melón en los mercados entre los meses de junio y octubre, pudiéndolo comprar más económico en épocas de mayor producción, que son los meses de verano.

El melón (Cucumis melo) está dentro de los alimentos clasificados como frutas dulces. Aunque es una fruta, el melón tiene pocas calorías y es rico en sales minerales además de ser una excelente fuente de provitamina A (beta-caroteno), vitamina C e hidratos de carbono.

¿Cuál es el origen del melón?

Según distintas referencias históricas, el melón ya se cultivaba en el Antiguo Egipto durante el III milenio a. C. Se han encontrado representaciones de este fruto en tumbas egipcias del 2.400 a.C. Se cree que es nativo de Irán, Anatolia y del Cáucaso, con un centro secundario en el noroeste de la India y Afganistán En España fue introducida por los árabes tras la conquista de la península ibérica.

España es en la actualidad el principal país europeo en producción de melones, junto con Francia y Holanda. Las principales zonas productoras de melón en España son: Almería, Valencia, Castellón, Cuenca, Ciudad Real y Madrid.

Los navegantes españoles lo llevaron a América tras ca conquista del nuevo mundo, en donde se extendió su cultivo por todas las zonas cálidas, con pocas lluvias. Europa también importa estos alimentos de países con climas cálidos como Brasil, Costa Rica, Israel, Marruecos, Honduras, Ecuador etc.

¿Cómo se come el melón?

La forma más saludable de consumir la fruta y en este caso el meón es en su estado natural, ya que de esta forma conserva todas sus propiedades. Es una fruta que la comemos de forma habitual como fruta de postre durante los meses de verano y se puede comer tanto de día como de noche gracias a sus beneficiosas propiedades que tiene para nuestra salud.

Sin embargo, es un ingrediente que se puede incorporar en numerosas recetas o preparados, tanto dulces como salados.

Es ideal para elaborar compotas, mermeladas, cremas, sorbetes o zumos.

Cada vez lo utilizamos más como tentempié elaborando deliciosos batidos nutritivos, refrescantes, hidratantes y bajos en calorías.

MelónTambién permite preparar recetas de ensaladas veraniegas y macedonias. En época de más calor, además de hidratarnos con la fruta, es importante comer verduras. Las verduras son esenciales para llevar una dieta equilibrada. Las verduras, junto a las frutas, son los alimentos que más hidratación proporcionan al cuerpo, tan importante para nuestra salud, sobre todo en la época estival.

Existe un creencia que dice que no es bueno comer melón por la noche.

El melón es una de las frutas más consumidas en verano porque es un gran aliado para combatir el calor y la sed. Cenar de noche y a la fresca es algo habitual en verano, cuando el día caluroso da paso a una noche fresca y agradable. El 80% del melón es agua, por lo que resulta una buena forma de combatir la sed, también de noche.

Sin embargo, existe la creencia de que comer esta fruta por la noche es malo porque provoca problemas digestivos. Nada más alejado de la realidad, ya que hay diversos estudio que recomienda comer esta fruta a cualquier hora del día, incluido la noche.

¿Qué propiedades tiene el melón?

El melón, a pesar de ser una de las frutas dulces, contiene mucha agua, aproximadamente el 80% de la composición, y tan solo aporta 40 kcal por cada 100 gramos, una cantidad similar a la de las manzanas. Las pocas calorías que aporta se deben a su contenido moderado de azúcares. Por su bajo contenido calórico y efectos diuréticos el melón es elegido para dietas de control de peso.

Junto con la sandía es una de las frutas más apetecibles en verano. El melón contiene mucha agua en su pulpa, como ya hemos comentado, y que además de tener pocas calorías nos aporta glúcidos, fibra, proteínas y escasa cantidad de grasas.

MelónAdemás, el melón pese gran cantidad de betacaroteno (vitamina A), y vitaminas C y B9. Tanto la vitamina A como la C son antioxidantes y refuerzan el sistema inmunitario. La cantidad de betacaroteno depende de la cantidad de pigmento anaranjado que tiene en su pulpa junto a las semillas.

La vitamina C, con acción antioxidante, interviene en la formación de colágeno, huesos y dientes, glóbulos rojos y favorece la absorción del hierro de los alimentos y la resistencia a las infecciones.

El betacaroteno se transforma en nuestro organismo en vitamina A que es esencial para la visión, el buen estado de la piel, el cabello, las mucosas, los huesos y para el buen funcionamiento del sistema inmunológico

También tenemos que destacar que contiene potasio que explica su efecto diurético y contiene algo de fósforo, calcio y magnesio.

El potasio es un mineral con importantes funciones a nivel del músculo y del sistema nervioso. El magnesio interviene en el mantenimiento de los dientes y nos ayuda a tener un corazón y unos huesos sanos. Además, posee un pequeño efecto laxante bueno para una buena regulación intestinal.

¿Qué beneficios tiene el melón?

Además de las mencionadas en este artículo, el melón gracias a su  gran cantidad de agua, potasio, ácido fólico y vitaminas antioxidantes lo convierte en un alimento ligero y muy saludable.

Depurativo natural

El melón es una de las frutas con mayor contenido en agua. Aproximadamente el 80% del melón es agua, por eso resulta excelente comerlo, especialmente porque su época de consumo es durante la época estival que es la época más calurosa del año y nos puede ayudar a tener un buen estado de hidratación. Además de que el agua del melón nos hidrata, también tiene un efecto depurativo y diurético sobre nuestro organismo gracias a su gran aporte de agua, fibra y potasio.

Ayuda para depurar y a eliminar los desechos del organismo.

También es una ayuda para nuestra piel y es un detox natural que nos ayuda a eliminar toxinas y con los problemas de retención de líquidos. El melón favorece el funcionamiento de nuestros riñones y nos ayuda a prevenir patologías renales.

Cucumis melo

Ayuda a reducir la tensión arterial

Esta fruta es rica en antioxidantes que nos ayudan a combatir los daños de los radicales libres. Los antioxidantes de la fruta nos ayudan, entre otras cosas, a mejorar las defensas de nuestro sistema inmunitario y también a prevenir enfermedades cardiovasculares.

A la alta proporción de agua y potasio se suma su escaso contenido en sodio (20 mg/100 g), lo que permite incluirlo en los regímenes sin sal prescritos, una vez más, en casos de hipertensión o tensión alta, además de que es recomendado a personas con problemas de retención de líquidos.

Recomendado para dietas de pérdida de peso

Debido a su escaso aporte calórico y a su bajo porcentaje de azúcares, es recomendable para incluirla en dietas para el control del peso o incluso para dietas para personas con problemas de diabetes.

La fibra que contiene el melón nos ayuda a regular el tránsito intestinal y a mantener un colon saludable. Una correcta regulación intestinal en nuestro organismo nos ayuda contra el hinchazón, gases molestos y molestias gastrointestinales.

Por consiguiente, el melón que junto con la sandía que son las frutas estrellas del verano en muchos países con el hidratante perfecto sobre todo para las épocas de calor. Además tienen otras muchas propiedades que añadiendo su delicioso sabor es en consecuencia una fruta imprescindible en nuestra dieta.

[Total:2    Promedio:5/5]

Deja un comentario